Novedades

Impulsan la provisión de agua a partir de bombas solares sumergibles

Pensadas para zonas aisladas de la red eléctrica, permiten suplir los picos de la demanda originados en épocas de verano. De fácil acceso y baja complejidad, el dispositivo requiere de inversiones muy inferiores a las previstas para el abastecimiento tradicional y se adapta a las necesidades del usuario. Empresarios buscan mayor difusión para la propuesta.

La fábrica de implementos agrícolas Fiasa, presentó una línea de bombas solares sumergibles, destinadas a proveer agua en lugares aislados de la red eléctrica. Con una capacidad productiva que se adapta a los niveles de la demanda, el dispositivo funciona sin baterías y no requiere ningún tipo de mantenimiento.

El ingeniero electromecánico y titular del Área de Energías Renovables de la empresa, Daniel Lisei, explicó que “el equipo permite suplir los picos de consumo que se producen en verano puesto que la entrega es proporcional a la cantidad de luz solar, superior en épocas de calor”. De activación automática, se acciona en promedio a las 8 de la mañana y opera hasta detenerse cuando cae la tarde.

“Los sistemas poseen un controlador que adecúa la velocidad de la bomba a la energía solar disponible. Están compuestos por colectores modulares que sirven para configurar un número determinado de paneles, de acuerdo a la cantidad de agua que se necesita”, dijo el especialista.

La ampliación del mecanismo se puede hacer en forma gradual y sin necesidad de modificar el tamaño de la bomba. Con una inversión mínima de u$s 1500 – que incluye el equipo completo, compuesto por bomba, controladores, paneles Fotovoltaicos, soportes y accesorios – permite sortear los obstáculos logísticos del abastecimiento tradicional. De ahí para arriba en cuanto a costos.

 

Al respecto, Lisei señaló: “el precio va a depender de los niveles de agua que quiera extrae el emprendimiento productivo. Cuando son mayores los requerimientos de profundidad y caudal, la inversión también es superior; pudiendo alcanzar los u$s 35000, aproximadamente. Por ejemplo, para obtener 4000 litros diarios a 100 metros de profundidad, el capital rondará los u$s 30000”.

Desde la empresa aseguran que el mercado actual se caracteriza por una escala ascendente, con el dato curioso de que el 50% de las ventas se produjeron en la Patagonia. Siendo ésta una región de vientos por excelencia, llama la atención el interés de los usuarios por utilizar tecnologías alternativas de índole solar.

“Creemos que dicho territorio se interesó por nuestros equipos, también por causa de su supervivencia. Los aerogeneradores, si bien funcionan gracias a los vientos, sufren roturas constantes debido a la alta velocidad de los mismos”, remarcó el referente. Otro punto a favor, es que la radiación en la zona es mucho más intensa que en el resto del país.

Operando de firme en el mercado desde 2008 y con más de 50 años de experiencia, Fiasa puja por profundizar la información existente en torno a las bombas sumergibles: técnicamente conocidas hace más de una década, pero con escasa difusión y saberes en cuanto a su disponibilidad. “Por supuesto que necesita tiempo para su desarrollo y falta mucho por hacer, pero creemos firmemente en nuestro producto y su capacidad de alcance”, señaló Lisei.

Finalmente, culminó: “las ventajas de ésta tecnología son muchas: la economía, la limpieza, la proporcionalidad de entrega en función a la demanda, la posibilidad de producir en ciclos totalmente asilados, entre otras cosas. Todo esto, genera grandes expectativas para el futuro”.

Fuente: Energía Estratégica